Montes de Galicia, la nueva cocina gallega en Madrid

1.cebiche1.jpg

Cebiche de vieiras con piperrada de mango y ají / JC Morales

El restaurante Montes de Galicia ha sufrido una profunda transformación coincidiendo con su mayoría de edad (nació en 1997 en la madrileña calle Azcona, en las “afueras” del barrio de Salamanca), en un intento de acercar la nueva cocina gallega a la capital.

De la mano del chef Josevi Méndez, el establecimiento ha logrado dar un toque moderno y vanguardista a su carta sin perder sus raíces, partiendo siempre de algo imprescindible como es lacalidad del producto gallego.

2.foie.jpg

Foie al Pedro Ximénez / JC Morales

El resultado es un local amplio y luminoso, donde podemos sorprendernos con deliciosos e innovadores entrantes como un cebiche de vieiras con mango y aji; unas croquetas de bacalaosobre cama de espinacas fritas; o un foie al Pedro Ximénez con uvas pasas.

Tampoco faltan, como no podía ser de otra manera, el pulpo a feira (uno de los clásicos del restaurante que no admite “experimentos”) o mejillones al albariño con un toque de hierbas. Una delicia que, para mantener su aroma y todo su sabor, se sirve en una bolsa de plástico, que no debe abrirse hasta que nos llevemos los mejillones a la boca.

3.mejillones.jpg

Mejillones al albariño / JC Morales

Las carnes y pescados también son de buena calidad y llevan un toque especial del chef, como lostacos de merluza rebozada en tempura con cerveza de trigo o un salteado de presa de cerdo con mojo rojo, pimientos de Padrón y romero ahumado, recomendables para salirse de las típicas merluza a la gallega o ternera de la tierra.

En definitiva, una experiencia gastronómica de cocina gallega nueva, que conjuga recetas clásicas y modernas. Y lo mejor, con un precio medio razonable, de 35 euros por persona.

4.pulpo.jpg

Pulpo a feira con aceite Picual / JC Morales

Salteado de presa de cerdo con mojo picón / JC Morales


Fuente: actualidadgastronomica.es

Ramón Freixa estrena Ático en Madrid

Terraza-_tico-de-Ram_n-Freixa.jpg

Ramón Freixa inaugura un nuevo espacio en Madrid, el restaurante Ático, donde ofrecerá una cocina casual y contemporánea que actualiza el concepto de club tradicional y de los grandes hoteles y en la que el chef dos estrellas Michelin mantendrá el característico toque correspondiente a sus orígenes mediterráneos.

Terraza Ático, de Ramón Freixa

Ubicado en la sexta planta del hotel boutique The Principal Madrid, en la Gran Vía, Ático suma a la oferta gastronómica firmada por Ramón Freixa las espectaculares vistas sobre una de las zonas más icónicas de la capital.

“Si tuviera que definir este nuevo restaurante, diría que es la sala de estar de Ramón Freixa. La carta presenta una oferta sofisticada y accesible, adaptada a su entorno en una de las zonas más modernas y cosmopolitas de la capital como es el eje Gran Vía-Alcalá. Para este restaurante he creado una carta casual que actualiza el concepto de club tradicional y de los grandes hoteles y en la que, por supuesto, están muy presentes mis orígenes mediterráneos” señala Ramón Freixa.

Por un precio medio de 40 euros la carta comienza con los ‘Finger Food’, una selección de platos ‘de un bocado’ para compartir como las Croquetas de jamón (‘las buenas’), el Pan con jamón y tomate o elBaby Sándwich Club. Le siguen clásicos como el Consomé al Jerez, comida ligera como la Ensalada Verde Agitada (que se mezcla en una coctelera) o carnes y pescados frescos. Además del Eclair de Foie Gras con Higos, los Tagliatelle gratinados como en el Cipriani de Venecia o la Butifarra de perol con calamarcitos y cuatro garbanzos. Y en los postres, propuestas como el Tres chocolates, tres colores.

Dos espacios

Con capacidad para 70 personas el nuevo restaurante cuenta con dos espacios diferentes: por un lado elSalón Ático, con una decoración de atmósfera cálida y confortable al estilo de los clubes británicos o neoyorkinos, y por otro La Pérgola, con vistas al edificio Metrópolis, Círculo de Bellas Artes, Banco de España o la Gran Vía, un lugar donde también se puede tomar el aperitivo o una copa antes o después de la cena, con la actuación de DJs varios días a la semana.

 

Ático – The Principal Madrid Hotel – Calle Marqués de Valdeiglesias 1, Madrid, sexta planta – +34 91 532 94 96 – Precio medio carta: 40 euros 

 

Fuente: diario de gastronomia

El menú de Paco Morales para su primer aniversario en Al Trapo

Ya ha pasado un año desde que la alta cocina informal de Paco Morales se instalara en el madrileño restaurante Al Trapo. Y para celebrarlo ha preparado una cena única en la que se podrán probar juntos siete de los platos que en este año se han consolidado como clásicos en el restaurante asesorado por el chef cordobés en Madrid.

Bollo-pre_ao-de-morcilla-con-huevo-de-codorniz.jpg

Bollo preñao de morcilla con huevo de codorniz

El menú, que se ofrecerá solo la noche del 13 de noviembre, contiene los platos más representativos de su carta durante este año. Con un precio cerrado de 50 euros estará compuesto por: Croissant de Centolla con mahonesa de kimchi, Bollo preñao de morcilla con huevo de codorniz, A modo de ensalada, mozzarella ahumada y verduras del momento aliñadas con achiote, Tartar de solomillo de ternera aliñado con helado de mostaza y salsa de pimienta negra, Pez espada con fondo marino, mahonesa de azafrán y fideos negros al ajillo, Pichón asado con pasta udon, setas y salsa de ostras y como postre Leche de soja con jengibre, untuoso de limón, toffee y chocolate blanco y Árbol de la felicidad. Todo compañado por una selección de vinos incluidos en el precio.

Todos los platos han sido diseñados por Morales y son ejecutados por un consolidado equipo de cocina encabezado por Rafael Cordón, chef de Al Trapo.

Durante su primer año la cocina de Al Trapo ha ido evolucionando y consolidándose con varios cambios de carta atendiendo a la temporalidad de los productos, pero bajo el prisma siempre de la alta cocina informal. Patos elaborados con el rigor técnico de la alta cocina conjugado con una puesta en escena libre de prejuicios, acorde al estilo del local, y todo ello a precios razonables.

Fuente: diario de gastronomía