Níscalos: recetas con patatas, al ajillo o a la plancha

Los níscalos son unas de las setas que se pueden preparar de muchas maneras diferentes, pueden hacerse guisados, con patatas, a la plancha, al ajillo, con arroz o como guarnición para acompañar cualquier tipo de carnes. Descubre cómo preparar níscalos con estas sencillas recetas de cocina fáciles, rápidas y económicas.
niscalos-recetas-default-39659-0_1_.jpg

Recetas de níscalos fáciles y rápidas

Junto a los boletus, los níscalos son unas de las setas más apreciadas a nivel culinario y pueden servirse de entrante o utilizarlas para cocinar en guarniciones de carnes. Los níscalos son un poco caros si se compran, pero en los bosques de pinos abundan este tipo de setas, por lo que se puede aprovechar el otoño para recolectarlas y prepararlas para conservarlas el resto del año.

Níscalos con patatas

Los guisos de níscalos son las recetas más populares, tradicionales y sencillas. Para hacerlo hará falta un kilo de patatas troceadas, unos 350 gramos de níscalos cortados, una cebolla y tres dientes de ajo. Además, también podemos usar guindilla o pimentón dulce y por supuesto, aceite de oliva y sal.

Lo primero es saltear en la sartén las patatas, la cebolla y el ajo con un chorro abundante de aceite de oliva. Baja el fuego a la mitad. Cuando la cebolla esté pochada es la hora de añadir los níscalos. Recuerda que no se pueden mover mucho porque se rompen fácilmente. Por último añadimos la sal y el pimentón o la guindilla. Y tras unos minutos de saltear todo junto, se cubre con agua y se deja durante unos 10 o 15 minutos, comprobando que tanto la patata y el níscalos estén cocinados y blandos.

Níscalos a la plancha o al ajillo

Hay dos maneras muy sencillas y rápidas de preparar los níscalos estas recetas son básicas: a la plancha con un poco de aceite de oliva y sal, o al ajillo.

Para hacer níscalos al ajillo hay que rehogar en un poco de aceite de oliva unos cinco o seis dientes de ajo y un trozo de guindilla si gusta. Cuando los ajos estén dorados se añaden lassetas limpias y troceadas, un vaso de vino, sal y perejil. Se deja cocinar hasta que se evapore el líquido y las setas estén blandas y ya está listo para servir y disfrutar.

Cena San Valentín 2014: menú y recetas sencillas para celebrar el 14 de febrero

Como cada año el 14 de febrero se celebra el Día de los Enamorados, y son muchas las parejas que aprovechan esta ocasión para preparar una cena romántica en casa, alejados del barrullo de los restaurantes y en la intimidad del hogar. Una buena opción para preparar una cena económica para San Valentín, es optar un menú compuesto de platos sencillos pero elegantes y ricos.

Un entrante sencillo y económico para hacer una cena romántica de San Valentín en casa es optar por una tabla de quesos o combinar también con una tabla de embutidos ibéricos. Otra opción es hacer un cóctel de gamas o una ensalada. Además, hay que tener en cuenta la bebida, en este caso podemos optar por vino o preparar un cóctel afrodisíaco especial para la ocasión.

El plato principal de la cena de San Valentín puede ser carne o pescado, no hay que ser un gran chef para hacer un filete a la plancha. Sin embargo, si quieres hacer algo más elaborado, puedes preparar una salsa para acompañar o también unapizza con forma de corazón, algo sencillo, rico y con un toque especial al que se le pueden agregar alimentos al gusto del comensal.

FOTOGALERÍA: Imágenes de ideas para regalar a nuestro Valentín el Día de los Enamorados

Los platos más importantes de las cenas románticas son los postres y como no podía ser de otra forma, el chocolate no puede faltar en esta celebración. Para hacerlo más especial es recomendable hacer una pequeña fondeu de chocolate con frutas afrodisíacas, como los higos o los plátanos, aunque también podemos optar por las tradicionales fresas que darán mucho juego a la hora de compartirlas con nuestra pareja.

Para que la cena de San Valentín en casa sea perfecta, también hay que tener en cuenta los detalles en la decoración. Las rosas rojas y los pétalos son un clásico, pero también las velas, ya que aportan a la estancia romanticismo, intimidad y serenidad.

Fuente: Gastronomía.exite