Pros y contras de las barras de proteínas

barraproteina2.jpg

Para cualquiera que esté acostumbrado a llevar a cabo rutinas de ejercicio, practicar algún deporte o a los ambientes de un gimnasio, las barras de proteínas no son algo extraño. Éstas son el snack obligado de quienes aman entrenar y la vida saludable por la energía que aportan al organismo y su contenido nutricional.

Como todo en la  vida, las barras de proteínas tienen sus pros y sus contras. Por ejemplo, es cierto que contienen cantidades concentradas de proteínas, lo cual ayuda aumentar la masa muscular, y algunos estudios muestran que produce un efecto de saciedad. Pero como estas proteínas procesadas suelen tener un sabor poco agradable, es normal que se les añada montones de endulzantes bajos en calorías que podrían causar malestares estomacales.

Mientras que originalmente estos snacks fueron comercializados para atletas jóvenes, hoy día existen muchas personas que sólo hacen dieta y no poseen los conocimientos sobre cómo consumirlos. Ciertamente se necesitan grandes cantidades de proteínas en una dieta saludable, pero al mismo tiempo se debe ingerir menos comida.

De igual forma, se debe estar atento a las calorías de las barras de proteínas. Carol A. DeNysschen, profesora de nutrición del estado de Búfalo, Estados Unidos, resalta que estas barras pueden tener las mismas calorías que un sándwich de jamón, y añade que considera que una persona estaría más satisfecha con el sándwich.

El Colegio Americano de Medicina Deportiva apunta que, en realidad, nadie necesita de forma indispensable las barras de proteínas, ni siquiera aquellos que tienen fuertes rutinas de ejercicios. Exponen que los mismos aportes proteicos se pueden obtener de alimentos como el huevo, el yogurt griego o nueces.

Ahora, como se recomienda consumir proteínas luego de terminar de ejercitarse porque ayudan a recuperarse y a ganar masa muscular, si no es posible consumir los alimentos mencionados, una barra de proteínas puede ser útil.

Fuente: Cocina y Vino