¿Cuál es la diferencia entre tapas y pinchos?

En España la costumbre de salir de tapas, o de pinchos, se ha ido extendiendo cada vez más con el paso de los años. Según la RAE una tapa o pincho, es una pequeña porción de un plato. Es decir, para ella no existe ninguna diferencia entre tapas y pinchos.

tapas_y_pinchos-catering.jpg

Distinta forma de comer una tapa o un pincho

Aunque en el sur se le suele denominar tapa, y en el norte pincho o pintxo (en su grafía en Euskera), muy pocas personas conocen cual es la diferencia entre las tapas y los pinchos. De hecho, ni si quiera la Real Academia Española de la Lengua es capaz de diferenciar claramente estos conceptos. Según reza, una tapa es una “pequeña porción de algún alimento que se sirve como acompañamiento de una bebida”; mientras que un pincho es “una porción de comida tomada como aperitivo, que a veces se atraviesa con un palillo”.

Los pinchos, antes banderillas

Si se aprecia en sus definiciones, que si esta porción de comida está atravesada por un palillo, se trataría de un pincho. Por ejemplo, se suelen servir como pinchos las croquetas, la carne adobada, la tortilla o los riñones. Además, tradicionalmente los pinchos iban colocados encima de una rebanada de pan y también se les denominaban banderillas.

Ejemplos de tapa son el salmorejo, las papas aliñadas, la carne con tomate o la ensaladilla. Aquí el pan se coloca en uno de los lados de la comida.

Es por ello que en la forma de presentar los alimentos y si se utilizan utensilios o no para su degustación radica la principal diferencia entre una tapa y un pincho.

Las diferencias según Arzak

Uno de los cocineros más reputados de España, Juan Marí Arzak explica que la diferencia entre las tapas y los pinchos no está sólo en si hace falta utensilios para degustarlo o ya viene con un palillo, en el caso de la tapa, sino también en que tradicionalmente la tapa se consume sentado y el pincho se consume de pie.


Fuente: exite

 

Claves para identificar los alimentos aptos para celiacos

El etiquetado de los alimentos en general se regula en función de lo dictado en un Reglamento de la Unión Europea según el cual se debe facilitar al consumidor toda la información alimentaria sobre alérgenos, relativa a la composición, fabricación y manipulación de los alimentos.

Ensalada-de-aguacate_pc.jpg

Ensalada de aguacate
.
.

En la actualidad el etiquetado de los alimentos se regula en función de lo dictado en el Reglamento UE nº 1169/2011, según el cual se debe facilitar al consumidor toda la información alimentaria sobre alérgenos, relativa a la composición, fabricación y manipulación de los alimentos.

En el caso de los celíacos, intolerantes al gluten, debido a su proliferación y con el propósito de facilitar a los alérgicos la detección de los alimentos que lo contienen, se estableció el Reglamento (UE) 828/2014 relativo a los requisitos para la transmisión de información a los consumidores sobre la ausencia o presencia de gluten en los alimentos y su aplicación es de obligatorio cumplimiento para todas las marcas a la hora de desarrollar sus productos.

Sin embargo, el consumidor todavía encuentra problemas a la hora de identificar los alimentos aptos para celiacos. Con el objetivo de mejorar el conocimiento de los usuarios sobre los etiquetados, el equipo de la compañía de alimentación Krissia —que trabaja con un experto grupo de asesores nutricionales en el desarrollo de nuevas recetas en la dieta de los celiacos y evitando componentes que puedan contener gluten— ha resumido la normativa en unas breves indicaciones:

  • Los alimentos que contengan gluten deberán especificarlo en el etiquetado posterior del producto. Si entre todos los ingredientes se incluyen la cebada, el trigo, centeno o la avena su consumo no será apto para celiacos.
  • Los alimentos que contengan estos cereales y que se hayan procesado específicamente para reducir su contenido de gluten a menos de 100mg/kg se categorizan como “alimentos con muy bajo contenido en gluten”.
  • La categoría más extendida es la de productos “sin gluten”, que son los que vienen regulados por el reglamento, siempre que contengan una concentración de gluten inferior a 20 mg/kg.
  • Existen alimentos específicos para celiacos o productos que contienen en su etiquetado la marca de garantía “Controlado por FACE” (Federación de Asociaciones de Celíacos de España) y que están compuestos por niveles de gluten inferiores a 10 mg/kg.
  • En el mercado conviven diferentes símbolos identificativos (espiga barrada, símbolo internacional sin gluten, garantía FAPE, etc.) de los productos gluten free que indican que el producto se incluye dentro de alguna de las categorías descritas en puntos anteriores.

Existen muchos alimentos que por su composición de origen no contienen cebada, trigo, avena o centeno y se anuncian como productos sin gluten cuando en el mercado no existe ningún homólogo que lo contenga. Este tipo de publicidad puede llevar a confusión. Para evitarlo, el equipo del Coach de Krissia recomienda informarse previamente a través de fuentes oficiales de los productos libres de gluten, educar desde la infancia a los más pequeños y en caso de duda, consultar a personal médico experto en dietética y nutrición


Fuente: Diario de Gastronomía