Navidad y Fin de Año en la mesa: 15 propuestas en Madrid y Barcelona

Reconocidos chefs elaboran sus menús más especiales, algunos con opción a ‘take away’

Madrid y Barcelona ya están preparadas para recibir la Navidad y el fin de año más gastronómicos. En esta época en que toda fiesta gira alrededor de una mesa, los chefs ponen toda su carne en el asador para ofrecer lo mejor de su cocina y los productos más exquisitos. Menús de Nochebuena, Navidad y Fin de Año, largos, suculentos, con platos festivos,glamourosos y preparados, incluso, para llevar a casa. Porque comer en casa en familia, sin tener que cocinar y disfrutando de los platos más tradicionales o especiales, firmados por un reconocido chef, también puede resultar una buena opción para estos días de celebración.

Restaurant Sergi de Meià                                               Sergi de Meià y sus ‘canelons’

1419248811875-1.jpg

En Barcelona, el cocinero Sergi de Meià, quien ha estrenado espacio gastronómico propio este año, ha preparado dos menús especialmente ideados para los días de Navidad (65 euros) y San Esteban (60 euros), festividad en Catalunya. Pensados para tomar en su restaurante de la calle Aribau o llevar a casa, las propuestas incluyen platos de         siempre como canelons de rostit i carn d’olla amb tòfona de Vilanova de Meiàescudella o capón del Penedès farcit a la catalana, que se completan con turrones y neulas artesanos. Para la noche de fin de año, el cocinero catalán desprende toda su creatividad culinaria, sin dejar de lado su filosofía Km0, con platos como gyoza de marisco, pelota de trufa, tartar de pescado de roca, gnochis de trufa, coulibiak de trucha de Tavascan ahumada o el faisán relleno de foie gras y trufa (110 euros). Cocina con productos de proximidad, ecológicos y de altísima calidad y con el savoir fair del chef Sergi de Meià.

Via Veneto

Durante estas fiestas el emblemático Via Veneto de la ciudad condal, reconocido con una estrella Michelin, también ofrecerá, además de sus tradicionales menús, un servicio take away con una selección de platos navideños para llevar a casa: ostras gallegas vivas, de la Ría de Arousa, escudella con galets, canelons Via Veneto, lubina al horno con patatas y salsa Santurce, capó de Navidad a la catalana, lechón con tatin de manzana, angulas, trufa blanca del Piamonte,… Una selección de altísimo nivel ideado por el chef Sergio Humada que practica una cocina de sabores marcados, elaborada con técnicas actuales.

Bravo (Hotel Vela)

1419249376936-2.jpg

Sala para grupos de Bravo Restaurante.

Carles Abellán, galardonado con una estrella Michelin, ha seleccionado sus mejores platos y productos para elaborar los cuatro menús que servirá estas Navidades en Bravo, su restaurante en el selecto Hotel Vela de cinco estrellas. Jamón ibérico de bellota, calamares de playa rebozados con azafrán, ostras ahumadas en escabeche de trufa melanosporum y gambas de la costa a la sal conforman los entrantes del menú de Nochebuena. El ágape de esa noche (85 euros) se completa con lubina de boletus, cordero del Montseny confitado a las 12 cabezas de ajo, además de postre, turrones, barquillos ypanettone. En el menú del 25 de diciembre (90 euros) Abellan apuesta por una cocina más tradicional, con platos como la típica escudella amb galetscarn d’olla, capón asado de El Prat de Llobregat y una pieza de repostería que no puede faltar este día, el tronco de Navidad. Los canelones no fallan en Bravo tampoco para el 26 de diciembre. Pescadilla, fricandó y mató de monja con flores y miel, además de un buen surtido de aperitivos y postres demostrarán en esa fecha señalada que Abellan apuesta por la cocina catalana, de Barcelona y de calidad. Aunque el gran festival gastronómico de Bravo llega el último día del año: pastilla helada de pisco sour, ostra de Merennes, corte de foie a las cinco pimientas, mollete de queso Saint Felicién y trufa, crema de coliflor con crustáceos, carpacció de cigalas, parmentier de bogavante, lubina salvaje, liebre a la royale… ¿se le puede pedir más a un menú festivo?

Mercer Hotel Barcelona: Mercer Restaurant

1419249484501-3.jpg

Mercer Restaurant.

El restaurante del Mercer Hotel Barcelona, con Xavier Lahuerta en los fogones tras el fallecimiento de Jean Luc Figueras, no cerrará ningún día por Navidad y se presenta como una propuesta exclusiva para celebrar las fiestas en un marco histórico único. Además de la carta, el restaurante ofrecerá un menú especial para el día 25 (59€), con platos tradicionales navideños como la escudella de galets, la dorada contrinxat y el pollo de pagès a la catalana. Para postre, turrones en texturas, frutos secos,neules y moscatel. El 24 por la noche y el 26 también se podrá comer en el Mercer Restaurant a la carta, que por San Esteban incorporará algunos platos especiales como los tradicionales canelones. Para la Nochevieja, Lahuerta preparará una selección de aperitivos que incluirá foie tradicional al armagnac, tartar de langostino y caviar, macarrón con paté de ave y crujiente de remolacha con trufa. El menú (180€) seguirá con faisán en consomé con ravioli y trufa; vieira con mantequilla blanca y caviar; lubina a la salsa de vino tinto y pimienta y ciervo en lomo con trinxat de ruibarbo y crujiente de kiko. No faltarán uvas de la suerte y música en directo para celebrar la llegada del 2015.

Mandarin Oriental Barcelona: Moments y Bistreau

1419249651688-4.jpgNavidad en BistrEau

Otro hotel que ofrecerá su mejor cocina durante las Navidades es el Mandarin Oriental Barcelona. La cocina de vanguardia de los reconocidos chefs Carme Ruscalleda (siete estrellas Michelin) y Ángel León (dos estrellas Michelin) se vestirá de fiesta para celebrar la Navidad en este exclusivo hotel. Los restaurantes del hotel, Moments y BistrEau, ya han preparado sus menús especiales.

Para Nochebuena, Carme Ruscalleda propone en Moments un menú con lomo de cordero lechal de los Pirineos como plato principal. Lo completarán creaciones como el foie gras dorado con vegetales, fruta y dados crujientes, la coca de cigalas, hortalizas, mozzarella y orégano, el salmonete con cítricos y raíces y el  mero con calabaza y olivas. La propuesta del chef Ángel León en BistrEau con Ismael Alonso al frente empezará con un temaki de ventresca de atún, una ostra japonesa en escabeche tibio y matrimonio de remolacha, crème fraiche y caviar. Como entrantes, panceta de pulpo con emulsión de patata cocida en su agua y arroz mar y montaña de espardeñas y papada. La paletilla de cordero lechal con ensalada de anisados y emulsión de crema de queso será el plato principal de una comida que acabará con chocolate negro y frutos rojos.

                                                                         Ángel León y Ismael Alonso.

1419249729273-5.jpg

El día de Navidad, los dos chefs seguirán la tradición y ofrecerán escudella y carn d’ olla y el 26 no faltarán los canelones de Sant Esteve. Para el 25, además, Carme Ruscalleda propone platos como una dorada salvaje con berenjena, cactus y agridulce de higo chumbo y una pintada navideña a la catalana, con fruta confitada. En BistrEau, el menú de Navidad será muy marino: tortilla de camarones, gamba roja ligeramente cocida con su coral emulsionado, vieiras a la bourguignonne y rodaballo en brasas de olivas, jugo oscuro de sus espinas y parmentier trufado.

Para dar la bienvenida al 2015, Mandarin Oriental Barcelona prepara una propuesta más sofisticada. En Moments, Carme Ruscalleda y Raül Balam servirán lubina con salsa juvert, berenjena y bombones de perejil y corzo con castañas y daikon como platos principales. Completarán el menú una coca de bogavante con hortalizas, mozzarella y hierbas aromáticas, foie gras con contrastes dulces, ácidos y picantes y espardeñas y calabazas de colores, entre otros platos. En BistrEeau, la cena de Fin de Año también jugará con sabores de mar y montaña. Incluirá erizo de anisados gratinados, merengue de ostra, bogavante con crema de almendras, apio y tomate seco, y merluza de Celeiro en una sopa ibérica, pero también foie gras a la royale de manzana en ósmosis de cava y filete con castañas, jugo reducido y nabo en ensalada trufada. La última cena del año acabará con una selección de quesos y las 12 uvas de la suerte acompañados de 12 especias. El día 1, BistrEau también abrirá puertas para ofrecer un primer brunch del año de lujo.

Yubari

Yubari, el nuevo restaurante de alta cocina japonesa de Barcelona, estrena menús de grupo y degustación coincidiendo con la llegada de la Navidad. Para celebrar las fiestas, Yubari ha ideado tres menús de entre 75 y 150€ pensados para los que huyen de la cocina tradicional navideña y prefieren disfrutar de la alta gastronomía nipona en un ambiente exclusivo. El primero (Discovery Yubari, 75€), incluye tataki de atún con oroshi de manzana y jengibre, sardinas ume sisho y sashimi de lubina con yuzu como entrantes. Los platos principales son salmón yakitori con ensalada mizuna, magret de pato con salsa goma ponzu y salsifís y una selección del mejor sushi.

6.jpg

Fin de Alo en Yubari, otra propuesta barcelonesa.

El Yubari in Kyoto (110€),  más completo, tiene la lubina estilo Kyoto, la brocheta de carne de wagyu con trufa de miso blanco  y el sushi como platos principales. Además, entrantes como lagyoza de gambas con salsa ponzu de naranja ytartar de ventresca de atún con caviar ruso. Por último, Yubari Sensorial (150€) es un auténtico viaje por los sabores de la alta cocina japonesa: tres degustaciones de ventresca de atún, bacalao negro con saikyo miso, wagyu a la brasa “robata” con setas japonesas, selección de sushi, caviar ruso Beluga Imperial (10gr), foie gras con chutney de yuzu y salsa unagi, etc.

Para el 31 de diciembre, Yubari prepara una noche especial con un menú exclusivo que incluirá bogavante harumaki, sashimi de bonito, salmón aburi, vieiras a la plancha con salsa de jalapeños, sushi y, para los más carnívoros, wagyu con trufa. Para maridar la última cena del año, Lorenzo Cachazo Verdejo Rueda, La Vendimia, Palacio Remondo Rioja 2013 y champagne Louis RoedererBrut Premier, bodega considerada entre las mejores del mundo. La propuesta de Yubari para despedir el año, con un precio de 250 €, incluye la actuación del DJ Xavi Pum, que ha pinchado en locales emblemáticos de la ciudad, como Otto Zutz, Valuart, Sweet Pachá o Nuba.

Miramar


7.jpg

Miramar en Llançà.

Paco Pérez, chef con cinco estrellas Michelin gracias a sus cinco restaurantes en Barcelona, Girona y Berlín, ha preparado un menú de fin de año muy especial enMiramar, que da fin no sólo al 2014 sino también a su temporada 2014 en Llançà. El establecimiento de Girona, que acaba de ser proclamado Mejor Restaurante de Catalunya del año que dejamos, ha preparado una selección de platos siguiendo su filosofía de cocina creativa y emocional, muy influenciada por su entorno: Ostra, dashi, manzana y manzana-sake; pequeña sopa de wonton, mollete de salmón, pimientas y fresas; huevos de codorniz, crema fresca y caviar; bogavante azul en ensalada; Pintada y langostinos en canelón con trufa; lomo de merluza, kokotxas, su pil-pil y angulas; solomillo de Wagyu, salsa trufada, tuétano; patatas cremosas, tupinambo y remolachas y creme brulée, como postre. Un menú de cinco estrellas para una noche que bien lo merece.

L’Egg’s/ Doble by Paco Pérez

8.jpg

Paco Pérez en Doble.

Para este fin de año, el restaurante L’Eggs de Barcelona ha organizado una cena diferente en el nuevo espacio Doble. Ambos establecimientos se fusionan en una propuesta de fin de año donde ofrecen un excelente menú creado por Paco Pérez, donde una vez degustado sus platos, se realizará el clásico brindis con uvas y cotillón. Una vez pasada las campanadas y los saludos, se podrá seguir la fiesta en el mismo local donde un DJ amenizará el resto de la noche. Su propuesta de menú (125 euros), que incluye barra libre, ofrece un completo aperitivo con jamón ibérico, ostras, terrina de foie gras con higos y salmón salvaje ahumado. Pescado salvaje con crema de tupinambur o solomillo Wellington serán los platos fuertes del ápage que terminará con un especial postre con coco y chocolate, todo bajo la firma de este chef cinco estrellas.

Els Tinars

9.jpg

El chef Marc Gascons con dos de sus propuestas navideñas.

El restaurante Els Tinars de Llagostera, con una estrella Michelin, ha preparado una selección de algunos de los “grandes platos de la cocina tradicional navideña” para llevar. Tal y como explica su chef, Marc Gascons: “el cliente vuelve a pedir estos platos clásicos, de toda la vida, que si se tienen que hacer en casa traen mucho trabajo, hay que elaborarlos con buen producto, y no todo el mundo tiene los medios ni el tiempo para prepararlos”. Por eso, el chef ha decidido recuperar algunos platos de siempre, como el escudella amb carn d’olla, el capón relleno y asado con foie, morcilla, manzana, ciruelas y piñones. Aparte de esta selección, Gascons también ha pensado en otras alternativas más prácticas y económicas, platos más fáciles de preparar y que no traen tanto trabajo como es el caso del suquet de rape y almejas con patatas, o el filete de ternera de Girona a la brasa con patatas trufadas, jamón de Jabugo y salsa de queso Idiazábal.

Los postres de este take away también tienen un perfil clásico navideño: tronco de Navidad con chocolate y frutos rojos o con fruta de la pasión y chocolate blanco, además de coulant con helado de canela o flan de queso fresco con tartar de fresa, naranja amarga y granizado de limón. Además de poder encargar platos concretos, Els Tinars propone menús para llevar que se mueven entre los 35 y los 48,50€ por persona.

Hotel DO: La Cuina del DO

10.jpg

La Cuina del DO

El restaurante La Cuina del DO: de Barcelona no cierra por Navidad y ha preparado menús especiales para los días 24, 26 y 31 de diciembre. Para la noche de Navidad, la propuesta incluye ensalada de codorniz escabechada y pescado de lonja con suquet de alcachofas. Para San Esteban, Pere Moreno, su chef, ha preparado platos más tradicionales, como los canelones de pato con bechamel de trufa (menús de 24 y 26: 45€). Para despedir el 2014, La Cuina del DO: servirá un menú especial que incluirá bogavante con calçots, pescado de lonja al horno de leña y cordero lechal con berenjena ahumada y cuajo de leche de oveja (185€). Excepto la nochevieja, en que sólo se servirá el menú, el resto de días se podrá comer a la carta.

Hotel Omm: Roca Moo

El Hotel Omm, otro gran hotel de Barcelona, se viste con la mejor gastronomía para la última cena del año en su restaurante Roca Moo, asesorado por los hermanos Roca de El Celler de Can Roca y galardonado con una estrella Michelin.

11.jpg

El Roca Moo del Hotel Omm.

Su chef, Juan Pretel, ha preparado un menú muy especial con productos de excelente calidad en una propuesta de cocina contemporánea. Audrey Doré, head sommelier, ha elegido unos vinos muy especiales para maridar con cada plato buscando la mayor complicidad entre ellos con el fin de potenciar los ingredientes y aromas del plato y del vino. El ágape (295 euros) incluye terrina de foie, confitura de rosas y lichis; tortilla cremosa de rosas; bogavante, patata al azafrán, cítricos y caviar; lubina salvaje con manzana y cava y espalda de cordero asado a baja temperatura, rúcula y carbonara de rebozuelos. Tras las tradicionales doce uvas, se ha organizado una gran fiesta donde no faltarán el cotillón con sorpresas, brindis, baile y concierto de música en directo.

Platea Madrid

12.jpg

Marcos Morán, Paco Roncero y Pepe Solla en Platea Madrid.

Asimismo, en Madrid son muchos los restaurantes con platos y menús completos para llevar a casa en Navidad, a los que este año se suma el espacio Platea, que no cierra ningún día. Los chefs con estrellas Michelin Paco Roncero, Marcos Morán y Pepe Solla, que gestionan varios locales de este reconvertido cine a través de Sinergias, proponen “sabores de su niñez y cocina casera” de sus respectivas regiones (Madrid, Asturias y Galicia). Croquetas variadas de El Castizo, macaron de foie y empanadas de vieiras de A Mordiscos, consomé ibérico y sopa cremosa de grelos con lacón de De Cuchara, marisco gallego de As Bateas, meloso de rabo de toro con reducción de PX o clásico cochinillo confitado con manzana de Entrecortes, son algunos de sus platos navideños, con un precio medio por menú individual de 35 euros. Otra opción de Platea es disfrutar de los menús de Nochevieja y Año Nuevo en Arriba, el bistró de Ramón Freixa.

Chiscón y Rubaiyat

13.jpg

Platos de fiesta para comer en casa hay para todos los gustos, como los que tradicionales renovados que ofrece el cocinero Miguel López Castanier en El Chiscón -foie-gras de pato y compota de manzana, alcachofas a la cordobesa, chipirones en su tinta con arroz especiado y perdiz estofada con compota de invierno, por entre 25 y 27 euros la ración para dos- o los asados navideños de Rubaiyat, un especialista en carnes que cocina capón relleno con foie y trufa, cochinillo asado o confitado y pavo relleno con distintas guarniciones, ideales para mesas que congreguen a más de ocho personas.

 

 

Fuente: 7caníbales

Las Reses, un clásico de siempre

1418662284110-1.jpg

El restaurante Las Reses ha cumplido sus bodas de oro, nada más y nada menos que cinco décadas desde su inauguración en 1964, frente al antiguo matadero de carnes de Legazpi, un local grande y bullicioso, un lugar de cita de tratantes, ganaderos y aficionados a la buena carne. En el año 1968 abrieron en la calle Orfila, una calle muy cortita y tranquila del barrio de Chamberí, donde existen varios organismos oficiales, y muy cercana a la sede del Partido Popular, por lo que es muy fácil encontrarte comiendo con algún político de esta formación. Hasta 1983, se mantuvieron ambos locales, que eran propiedad del matrimonio formado por Manuel Rodriguez y María León, para dejar su gerencia a sus hijos: Paloma y Luis.

1418662364082-2.jpg

El restaurante está decorado de forma muy coqueta, con mucho gusto y estilo. Justo a la entrada está la barra de bar, de esas antiguas confeccionadas en madera y zinc, del tipo de las que existen en las antiguas tabernas de Madrid. Encima de ella, luce un bonito cartel antiguo, conmemorativo de las fiestas del Corpus en Granada. En la planta de abajo tiene una hermosa barra de madera, también de tipo antiguo que es la que realmente se utiliza.

Asimismo, dispone de varios salones repartidos en las dos plantas: en la de abajo hay un comedor privado con una gran mesa rectangular con capacidad para 33 comensales. Sus paredes están pintadas en tonos granates. Su decoración, muy cuidada con espejos antiguos, vidrieras, cuadros, tapices y objetos antiguos, consigue trasladarnos a otras épocas.

1418662505268-3.jpg

Su cocina es clásica con toques vanguardistas en algunos platos, si bien una gran parte de la gente sigue vinculando la carta de Las Reses con la mejor carne, y es una realidad. Su carta no es muy extensa y tiene unas entradas para poder compartir, como el jamón, las croquetas caseras de jamón, el foie fresco a la plancha con vinagre de miel o unos huevos estrellados con patatas y los callos a la madrileña, uno de sus platos estrella.

1418662564051-4.jpg

Se puede continuar con unas ensaladas enriquecidas con perdiz y boletus, con queso de cabra gratinado y jamón de pato, o la clásica verde de langostinos al Pedro Ximénez. Algo de verdura, como las alcachofas rellenas de foie y una sopa de cebolla especialmente buena.

De pescado suele tener merluza, lubina y lenguado, y platos de caza, pero la especialidad es la carne gallega y más concretamente la vaca vieja, sobre todo, la chuleta, el entrecot, el villagodio y la hamburguesa de solomillo, que hacen al gusto de cada comensal.

1418662706808-5.jpg

Y para el que le guste, como es mi caso, el steak tartar, es unos de los mejores que se ofrecen en Madrid y de eso dan fe sus varios premios concedidos.

De postre: pasan un suculento carrito del que picas, aunque no suelas tomar postre. La bodega es buena, con buenas reseñas de primeras marcas de las distintas denominaciones de origen.

Precio medio: 50 €. Cierra sábados, domingos y festivos.

Las Reses. C/ Orfila, 3. Madrid.Teléfono: 91 3080382

 Fuente: Vanitatis

Etiqueta en la mesa para estas navidades.

mesa_navidad.png

Foto  Patrick Denker  Mesa de Navidad.

  • La fiestas navideñas son uno de los mejores momentos para encontrarse con amigos y familiares que apenas se ven durante el resto del año.

Mesa de Navidad. No olvidemos los buenos modales.

La Navidad es el tiempo de fiesta perfecto para reunir a nuestros amigos y familiares alrededor de una mesa. Una buena mesa es el lugar ideal para compartir momentos y experiencias únicas e irrepetibles.

La confianza que ofrece compartir mesa con amigos y familiares no tiene porqué ser una excusa para tolerar comportamientos no apropiados o poco educados. Por esta razón, no está de más recordar algunas de las reglas o pautas de comportamiento que hay que tener en cuenta en la mesa.

La regla de oro: “los cubiertos se utilizan de fuera hacia adentro, primero los más alejados del plato y así en orden hasta utilizarlos todos“. Por muchos cubiertos que haya a cada lado de su plato -algo muy típico en Navidad es hacer un amplio despliegue de elementos de la cubertería- esta regla es universal.

1. Desdoblar la servilleta.

La servilleta solo la debemos colocar en nuestro regazo cuando se va a empezar a comer. No hay que hacerlo antes, pues no es nada elegante ni correcto, estar con la servilleta en su regazo cuando no hay comida sobre la mesa.

2. Tocar los cubiertos.

Los cubiertos solo se utilizan cuando nos sirvan algo de comida en el plato. Un cubierto es un objeto diseñado para tomar ciertos alimentos, no para jugar, incordiar o utilizarlos para otras funciones distintas a las suyas -hay quien lo utiliza como destornillador, como mondadientes, etc.-.

3. Platillo del pan.

No hay que olvidar que la pieza de pan siempre es la que está en lado izquierdo. No le quitemos el pan a nuestro compañero de mesa que se sienta a nuestra derecha. Hablando del pan, no se corta con el cuchillo. El pan se trocea “pellizcando” ligeramente la pieza de pan.

4. Sopas y cremas.

Una sopa, crema o similar se toma con cuchara, pero no se inclina el plato para acabar su contenido. Hay que recordar que el plato, mejor, no se toca. Otra cuestión importante; si está muy caliente no se sopla para enfriarlo, debemos dejar que enfríe su contenido de forma natural.

5. Compartir.

Salvo en ambientes familiares o de mucha confianza, no se intercambia comida entre los platos, ni tampoco debemos “meter” nuestro cubierto en otro plato que no sea el nuestro.

i-10899-cG.12687.1.png

Foto  Abigail Batchelder  Familiares celebran la Navidad.

6. Bebida.

No se deben llenar la copas hasta los bordes -se llenan sobre un tercio de su capacidad cuando es un vino y algo más de la mitad de la copa si es agua o un zumo o refresco para los niños-; tampoco debemos beber el contenido de una copa de un solo trago sino a pequeños sorbos. Si es un brindis y se sirve poca cantidad, si es correcto tomarlo de un solo trago.

7. Levantarse de la mesa.

Ni pequeños ni mayores se deben levantar de la mesa hasta que no haya finalizado el almuerzo o la cena. Solo por alguna razón importante se deben pedir excusas y se solicita el permiso para poderse levantar de la mesa.

8. Servir los alimentos.

Aunque depende de mucho del sitio que haya para poder pasar entre los invitados, por regla general, se sirve por la izquierda y se retira por la derecha. La bebida se sirve por la derecha.

9. Situar a los invitados en la mesa.

En una mesa familiar el criterio de “ordenación” más utilizado es el de la edad. Hay que olvidarse de  todo tipo de jerarquías que en casa no son “efectivas”. En una mesa de Navidad en casa un ministro, un gerente de una compañía, un alcalde, una directora general, etc. son simplemente Carlos, Francisco, Jesús, Patricia… No hay una precedencia “oficial” sino familiar.

10. Ritmo.

Estos días de fiesta en la mesa es muy habitual intercambiar todo tipo de anécdotas, experiencias y vivencias con personas que no se ven durante el resto del año. Esto no debe alterar el ritmo de la comida. Si hay muchas “historias” que contar se pueden dejar para la sobremesa.

11. Ayudar.

Si la reunión convoca a muchos familiares y amigos, siempre habrá un “alma caritativa” que se ofrezca a los anfitriones para echarles una mano. Hay que dejarse de tópicos y machismos y no dejar todo el trabajo a las mujeres de la casa. Incluso, sería un bonito detalle darles un descanso y que los hombres de la casa se ocupasen de todo, o de casi todo.

Foto  Business Insider – businessinsider.com  Brindis de Navidad.

12. Brindis.

Es posible hacer uno o varios brindis, dependiendo de la costumbre de cada familia, tanto al principio como al final e, incluso, a lo largo de toda la comida. Tampoco hay que ser demasiado pesado y proponer muchos brindis. Cuidado con los motivos del brindis, no vayan a ser ofensivos o molestos para algunos comensales.

13. Temas de conversación.

Confianza, familiaridad… no son sinónimos de todo vale. Es un día para disfrutar y no para polemizar -además el alcohol puede ser un aliado estupendo para perder los nervios-. Además de los temas típicos que pueden causar desavenencias como algunos deportes, la política, la religión… tampoco deben salir a “escena” temas familiares como herencias, cuidado de los mayores, favores denegados, etc.

14. Niños.

Si hay niños pequeños, mejor, al lado de sus padres -aunque haya que variar el orden de situación de los invitados en la mesa-. Es la mejor forma de “controlarlos” y de atender cualquier necesidad que tengan -cortarles un trozo de carne, darles algo a la boca, evitar que se levanten de la mesa, etc.-.

14. Regalos.

Si hay regalos mejor al terminar de comer. Es un auténtico caos dejar, aunque sea por evitar que den la lata los más pequeños, dejar abrir los regalos antes de la comida -bien sea un almuerzo de Navidad o una cena de Nochebuena-.

15. Fin de la comida.

Tanto el inicio de una comida como el final lo marcan los anfitriones o los que hacen sus veces. Es decir, hasta que no comienzan a comer los anfitriones o los mayores de la casa que presiden la mesa, por ejemplo los abuelos, no se empieza a comer. Lo mismo al terminar de comer. Si alguien quiere levantarse de la mesa, antes debe pedir el correspondiente permiso.

Esta no es una lista exhaustiva y seguro que a usted se le ocurren otras cuantas cosas que deberíamos tener en cuenta todo el mundo en una mesa de Navidad. Como decimos siempre, con un poco de prudencia y de sentido común todo irá sobre ruedas. Lo importante es disfrutar de unas fechas entrañables y en buena compañía. Cuidado con los excesos a la hora de comer y de beber. ¡Felices Fiestas!

 

Fuente: Protocolo.org