Níscalos: recetas con patatas, al ajillo o a la plancha

Los níscalos son unas de las setas que se pueden preparar de muchas maneras diferentes, pueden hacerse guisados, con patatas, a la plancha, al ajillo, con arroz o como guarnición para acompañar cualquier tipo de carnes. Descubre cómo preparar níscalos con estas sencillas recetas de cocina fáciles, rápidas y económicas.
niscalos-recetas-default-39659-0_1_.jpg

Recetas de níscalos fáciles y rápidas

Junto a los boletus, los níscalos son unas de las setas más apreciadas a nivel culinario y pueden servirse de entrante o utilizarlas para cocinar en guarniciones de carnes. Los níscalos son un poco caros si se compran, pero en los bosques de pinos abundan este tipo de setas, por lo que se puede aprovechar el otoño para recolectarlas y prepararlas para conservarlas el resto del año.

Níscalos con patatas

Los guisos de níscalos son las recetas más populares, tradicionales y sencillas. Para hacerlo hará falta un kilo de patatas troceadas, unos 350 gramos de níscalos cortados, una cebolla y tres dientes de ajo. Además, también podemos usar guindilla o pimentón dulce y por supuesto, aceite de oliva y sal.

Lo primero es saltear en la sartén las patatas, la cebolla y el ajo con un chorro abundante de aceite de oliva. Baja el fuego a la mitad. Cuando la cebolla esté pochada es la hora de añadir los níscalos. Recuerda que no se pueden mover mucho porque se rompen fácilmente. Por último añadimos la sal y el pimentón o la guindilla. Y tras unos minutos de saltear todo junto, se cubre con agua y se deja durante unos 10 o 15 minutos, comprobando que tanto la patata y el níscalos estén cocinados y blandos.

Níscalos a la plancha o al ajillo

Hay dos maneras muy sencillas y rápidas de preparar los níscalos estas recetas son básicas: a la plancha con un poco de aceite de oliva y sal, o al ajillo.

Para hacer níscalos al ajillo hay que rehogar en un poco de aceite de oliva unos cinco o seis dientes de ajo y un trozo de guindilla si gusta. Cuando los ajos estén dorados se añaden lassetas limpias y troceadas, un vaso de vino, sal y perejil. Se deja cocinar hasta que se evapore el líquido y las setas estén blandas y ya está listo para servir y disfrutar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.