La Asociación Grandes Pagos de España

Pioneros del vino de finca

ELMUNDOVINO

pioneros_del_vino_de_finca.jpg

Filllaboa, desde la viña del Monte Alto.

Corría el año 1999 y un grupo de bodegueros de las dos Castillas que intentaban sacar adelante vinos de finca, o de pago según la antigua palabra española nacida del latín ‘pagus’, “finca plantada de vides u olivos”, y que no tenían ni una denominación de origen a la que acogerse por quedar fuera de sus límites geográficos, se unió en una asociación sin ánimo de lucro para reforzar ese tipo de vinos en un país en el que tenían mucha menos tradición que en Francia o en Alemania.

Eran sus cabezas visibles Carlos Falcó, marqués de Griñón, que llevaba dos decenios desarrollando su Pago de Valdepusa en Toledo, y Mariano García, ex enólogo de Vega Sicilia cuya bodega Mauro estaba justo fuera de la Ribera del Duero. Tras lanzar Grandes Pagos de Castilla, descubrieron con sorpresa que su idea atraía a colegas de todo el país, incluidos los de denominaciones establecidas, y pronto se convertían en Grandes Pagos de España. 

Al cabo de 15 años, la asociación ha paseado por el mundo la diversidad de caracteres locales en los vinos españoles, reflejando una realidad compleja de climas y suelos, y también de la coexistencia de castas foráneas introducidas en zonas vitícolamente subdesarrolladas (o incluso sin ningún pasado vitícola, como los montes de Toledo) y de castas autóctonas tradicionales en todas las zonas del país, salvo –por ahora- los archipiélagos.

Una cata de elmundovino nos acerca esta semana a los vinos que actualmente elaboran los miembros de Grandes Pagos, algunos famosos y otros poco conocidos, que ya son 27. Aunque comercial y técnicamente siguen siendo independientes, sus jornadas de trabajo técnico en común, sus visitas e intercambios han contribuido mucho a hacer progresar a los más noveles, a los que partieron casi de la nada en zonas de Castilla-La Mancha. 

Ha resultado sin duda decisiva para demostrar públicamente que los vinos de pago eran posibles en zonas donde tradicionalmente se ha elaborado con mezclas de uvas de muchas procedencias la incorporación de viticultores que defienden ese concepto en Rías Baixas (Fillaboa), Rioja (Finca Valpiedra), Jerez (Valdespino, la única casa que obtiene toda la uva para sus vinos secos de un solo pago, el Macharnudo Alto) y el cava (Gramona y Recaredo, comprometidos con los vinos de finca). 

La aparición de GPE tuvo mucho que ver con la creación de denominaciones de vinos de pago en al menos tres comunidades autóctonas, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Navarra. Pero ni todos los miembros de la asociación tienen denominación de pago –ya que muchos no pertenecen a esas comunidades- ni todas las bodegas con denominación de pago pertenecen a GPE, que es como un club privado con sus propias normas de admisión, muy exigentes en cuanto a calidad y a compromiso con la defensa de los caracteres impartidos por el terruño. 

En los últimos años, GPE ha presentado su variado abanico de vinos –bajo la bandera española, cosa poco frecuente hoy- en Estados Unidos, Canadá, México, China, Hong Kong, Corea, Suiza y Noruega, además de una serie de eventos en España. Los de 2014 empiezan con una presentación, la segunda, en el Celler de Can Roca en Gerona el 10 de marzo.

Fuente: elmundovino

 

Níscalos: recetas con patatas, al ajillo o a la plancha

Los níscalos son unas de las setas que se pueden preparar de muchas maneras diferentes, pueden hacerse guisados, con patatas, a la plancha, al ajillo, con arroz o como guarnición para acompañar cualquier tipo de carnes. Descubre cómo preparar níscalos con estas sencillas recetas de cocina fáciles, rápidas y económicas.
niscalos-recetas-default-39659-0_1_.jpg

Recetas de níscalos fáciles y rápidas

Junto a los boletus, los níscalos son unas de las setas más apreciadas a nivel culinario y pueden servirse de entrante o utilizarlas para cocinar en guarniciones de carnes. Los níscalos son un poco caros si se compran, pero en los bosques de pinos abundan este tipo de setas, por lo que se puede aprovechar el otoño para recolectarlas y prepararlas para conservarlas el resto del año.

Níscalos con patatas

Los guisos de níscalos son las recetas más populares, tradicionales y sencillas. Para hacerlo hará falta un kilo de patatas troceadas, unos 350 gramos de níscalos cortados, una cebolla y tres dientes de ajo. Además, también podemos usar guindilla o pimentón dulce y por supuesto, aceite de oliva y sal.

Lo primero es saltear en la sartén las patatas, la cebolla y el ajo con un chorro abundante de aceite de oliva. Baja el fuego a la mitad. Cuando la cebolla esté pochada es la hora de añadir los níscalos. Recuerda que no se pueden mover mucho porque se rompen fácilmente. Por último añadimos la sal y el pimentón o la guindilla. Y tras unos minutos de saltear todo junto, se cubre con agua y se deja durante unos 10 o 15 minutos, comprobando que tanto la patata y el níscalos estén cocinados y blandos.

Níscalos a la plancha o al ajillo

Hay dos maneras muy sencillas y rápidas de preparar los níscalos estas recetas son básicas: a la plancha con un poco de aceite de oliva y sal, o al ajillo.

Para hacer níscalos al ajillo hay que rehogar en un poco de aceite de oliva unos cinco o seis dientes de ajo y un trozo de guindilla si gusta. Cuando los ajos estén dorados se añaden lassetas limpias y troceadas, un vaso de vino, sal y perejil. Se deja cocinar hasta que se evapore el líquido y las setas estén blandas y ya está listo para servir y disfrutar.

Normas básicas para devorar una porción de pizza con elegancia

Los expertos desgranan las claves para comer con finura el manjar napolitano. Primera regla: prescindir de los cubiertos. A lo Tony Manero…

1392649697_976227_1392650213_noticia_normal.jpg

Porción de pizza de queso y champiñones. / CORDON

Comer una pizza puede ser un homenaje a Tony Manero, sin necesidad de perpetrar un bailoteo hortera. Basta con coger dos porciones, montar una sobre otra y para dentro. Una técnica poco refinada, es cierto, que además hace que los bocados queden menos crujientes, por el efecto del calor de un trozo sobre otro. Pero así lo hizo el personaje de John Travolta en Fiebre del sábado noche. Y es uno de los métodos que recomienda el comunicador gastronómico estadounidense Dan Pashman. Todo sea por evitar comer pizza con cuchillo y tenedor en Nueva York, donde tal práctica es un pecado de colosal tamaño, que puede incluso hacer tambalear la reputación de un alcalde.

1392649697_976227_1392654223_sumario_normal.jpg

Tony Manero sí sabe comer pizza.

De hecho, le sucedió al actual regidor, Bill de Blasio, en en teoría un político progresista, que llegó a ser comparado con el magnate Donald Trump por la prensa humorística estadounidense, que llamó a su caso el pizzagate. De Blasio ha tenido en la pizza y los cubiertos la versión neoyorquina del relaxing cup of café con leche. Es decir, un jardín insólito que pudo haber evitado. “Si alguien se la quiere comer con cuchillo y tenedor, hay que respetarlo, pero una buena pizza se come con la mano”, opina el cuatro veces proclamado mejor pizzero del mundo en el Campeonato del Mundo de Pizzas, Jesús Marquina. Y para cada pizza, una forma. “Las pizzas al taglio, que tienen la masa más gorda y esponjosa, se sujetan mejor de la manera tradicional”, aclara. Pero hay otras que conviene doblar. Lo explica Jesús Marquina: “Por ejemplo, nosotros hacemos la pizza Pepito, que es mejor doblarla por la mitad, porque al comértela te recuerda al típico pepito de ternera”.

1392649697_976227_1392654684_sumario_normal.jpg

Dan Pashman, en un tutorial de auxilio a De Blasio, propone varios métodos para ingerir mejor la pizza. Doblarla por la mitad, entra dentro de lo normal, de lo tradicional. Pero Pashman añade una novedad. Si el borde no nos convence del todo, podemos quitarlo y ponerlo en mitad de la porción, envolviéndolo con ella. “Esto funde la corteza con la salsa y el queso, por lo que queda más delicioso, y añade un nuevo componente a su textura”, asevera. Propone más posibilidades, como doblar el trozo de pizza por la mitad, dejando los ingredientes por fuera, no por dentro. Así van directos a la lengua, según dice, y se puede saborear mejor. En este caso, una excesiva cantidad de sustancias puede provocar su derrumbe. Pero la buena pizza no los necesita.

“Hay gente que se cree que hay que echar muchas cosas a la pizza, cuando en realidad es todo lo contrario”, dice Marquina. De hecho, el alcalde de Nueva York defendió su uso de los cubiertos alegando que la pizza que le sirvieron tenía demasiadas cosas encima. “Cuando vemos que los ingredientes se nos escurren, como si flotaran sobre la pizza, puede ser por dos causas: hay un exceso de elementos o la mozzarella no es buena”, explica el campeón del mundo español.

1392649697_976227_1392654416_sumario_normal.jpg

A Mila Kunis se le cae la punta de la pizza, señal de que algo falla en la masa.

Marquina invita a huir de la pizza cuya punta cae hacia abajo. “Si la masa está bien hecha, no debe doblarse. Tiene que ser esponjosa por dentro y crujiente por fuera. Y más en España, que nos gusta la clásica romana, que es más crujiente que la gomosa napolitana”, cuenta. En ese caso, si no podemos evitar comernos una pizza con la masa mal hecha, que nos presenta dificultades, “no nos queda otra que o doblarla muy bien o, ahora sí, usar cuchillo y tenedor”. El pizzero de Tomelloso abre la primera excepción a los cubiertos. Pashman, la segunda: si la pizza está demasiado caliente.

Cena San Valentín 2014: menú y recetas sencillas para celebrar el 14 de febrero

Como cada año el 14 de febrero se celebra el Día de los Enamorados, y son muchas las parejas que aprovechan esta ocasión para preparar una cena romántica en casa, alejados del barrullo de los restaurantes y en la intimidad del hogar. Una buena opción para preparar una cena económica para San Valentín, es optar un menú compuesto de platos sencillos pero elegantes y ricos.

Un entrante sencillo y económico para hacer una cena romántica de San Valentín en casa es optar por una tabla de quesos o combinar también con una tabla de embutidos ibéricos. Otra opción es hacer un cóctel de gamas o una ensalada. Además, hay que tener en cuenta la bebida, en este caso podemos optar por vino o preparar un cóctel afrodisíaco especial para la ocasión.

El plato principal de la cena de San Valentín puede ser carne o pescado, no hay que ser un gran chef para hacer un filete a la plancha. Sin embargo, si quieres hacer algo más elaborado, puedes preparar una salsa para acompañar o también unapizza con forma de corazón, algo sencillo, rico y con un toque especial al que se le pueden agregar alimentos al gusto del comensal.

FOTOGALERÍA: Imágenes de ideas para regalar a nuestro Valentín el Día de los Enamorados

Los platos más importantes de las cenas románticas son los postres y como no podía ser de otra forma, el chocolate no puede faltar en esta celebración. Para hacerlo más especial es recomendable hacer una pequeña fondeu de chocolate con frutas afrodisíacas, como los higos o los plátanos, aunque también podemos optar por las tradicionales fresas que darán mucho juego a la hora de compartirlas con nuestra pareja.

Para que la cena de San Valentín en casa sea perfecta, también hay que tener en cuenta los detalles en la decoración. Las rosas rojas y los pétalos son un clásico, pero también las velas, ya que aportan a la estancia romanticismo, intimidad y serenidad.

Fuente: Gastronomía.exite

Comidas Populares, Paellas Gigantes

1392204856696-paella.jpg

                                                 1392207039021-logo_ing_link.png

Ingenio & Innova

Grandes paellas.

Deliciosas paellas con ingredientes naturales. Nuestra paella destaca por su sabor y textura, como hecha en casa.

Pídenos presupuesto sin compromiso: 615.443.175

                                                      info@ingenioeinnova.com

Como reducir la grasa, la sal y el azúcar

Como-reducir-la-grasa-la-sal-y-la-az_car-236x300.jpg

Hay muchas maneras de bajar las grasas a la hora de cocinar o alimentarnos sin sacrificarnos en una dieta restrictiva, simplemente debemos hacer unos pocos cambios para que en pocos días podrás ver como bajas de peso sin hacer dieta.

Prueba los siguientes consejos para reducir la grasa, la sal y el azúcar al cocinar o al alimentarnos:

1. Para reducir la grasa consuma:

  • Leche baja en grasa o leche sin grasa
  • Leche evaporada Leche evaporada descremada
  • La leche de coco leche evaporada descremada o mezclar partes iguales de leche de coco y la leche evaporada descremada
  • Crema ligera Leche evaporada descremada
  • Mantequilla Margarina suave o aceite vegetal
  • Mayonesa Light Mayonesa o aderezo para ensaladas libre de grasa
  • Claras de huevo en vez de huevos enteros
  • Queso bajo en grasa
  • Rocío vegetal para ” engrasar ” las cacerolas
  • Retire y deseche la piel del pollo y otras aves de corral
  • Utilice una sartén antiadherente para reducir la cantidad de aceite usado.

2. Para reducir el sodio en su dieta, he aquí algunas sugerencias.

  • Utilice la mitad de la sal que requiera la receta
  • Tenga en cuenta que los condimentos como la sal de cebolla, la sal de ajo, sal de apio y sal condimento es aproximadamente un 95 % de sal. Es posible que desee utilizar cebollas picadas o lascas de cebolla, picada ajo o ajo en polvo y otras hierbas frescas y especias queridos o sin sal añadida para dar sabor a sus alimentos
  • Salsa de soya baja en sodio sustituto de la salsa de soja regular
  • Reducir o eliminar los cubitos de caldo para hacer sopa, sino utilizar los ingredientes naturales tales como pollo y huesos con carne, anchoas secas, tallos de setas, nueces y frijoles para hacer caldos para sopas
  • Utilizar sólo una pequeña cantidad de carne salada, pescado, pollo o vegetales conservados para dar sabor a la comida. No agregue más sal a la comida que ya es muy salada.

3. Para reducir el azúcar en la dieta

  • Reducir en 1/3 en la mayoría de las recetas. Si una receta dice 1 taza, use 2/3 taza. Esto funciona mejor en la fabricación de budines, postres de gelatina, pasteles y kuihs.

Omnivore Food Festival París 2014

Del 16 al 18 de marzo se va a celebrar Omnivore Food Festival París 2014, la cita gastronómica que reúne a grandes cocineros del panorama internacional, siendo Ángel León el único cocinero español. Omnivore también dispondrá de feria y realizará actividades paralelas, jornadas gastronómicas, etc.

onnivore_2014_1.jpg

 

Del 16 al 18 de marzo tendrá lugar en París (Francia) la novena edición del Omnivore Food Festival, una cita gastronómica de ámbito internacional que poco a poco ha ido adquiriendo protagonismo, considerándose actualmente todo un acontecimiento gastronómico. En sus inicios daba la impresión de que su cometido era contrarrestar el empuje de la gastronomía española, emulando a eventos tan importantes como Madrid Fusión o el Fórum Gastronómico, pero en su evolución ha ido desarrollando su propia identidad y otro tipo de eventos paralelos.

El Omnivore Food Festival París 2014 se celebrará en la Maison de la Mutualité, un edificio que acoge numerosos congresos y exposiciones, aunque inicialmente fue concebido para ser un teatro. A la cita gastronómica acudirán grandes chefs del panorama internacional, durante tres días ofrecerán ponencias, clases magistrales y cenas en las que dos de los chefs participantes ofrecerán un menú conjunto de cinco platos con maridaje.

La lista de chefs es abultada, en Omnivore estarán presentes Florent Ladeyn, David Toutain, Jean-François Trampa, Guillaume Monjuré, Hugue Dufour, Thierry Marx, Hideaki Sato, Christophe Saintagne, Peter Giannetti, Colin Fassnidge, Pascal Barbot, Pedro de Artagao, Pierre Gagnaire, Gabriele Bonci, Cristiano Puglisi, etc. Resulta curioso ver que en la representación española sólo aparece el nombre de Ángel León.

El mundo de la pastelería también tendrá un gran protagonismo en Scène Sucré (Dulce Escena), según explican en la página web de Omnivore, el evento fue el primero en crear un espacio para este mundo dada su importancia (algo que dudamos). Se ofrecerán varias ponencias y clases magistrales impartidas por expertos del mundo de la repostería como Ludovic Chaussards, Lucien Gautier, Alice Quillet y Anna Trattles, Willian Ledeuil, Claire Damon, Thierry Bamas, Laurent Jeannin o Nicolas Bernarde entre otros.

Además de una zona expositora dedicada a los productos de alimentación selectos, utensilios de cocina profesionales, vajilla, etc., en Omnivore los asistentes podrán encontrar otros espacios y actividades, como por ejemplo la sala de catas y degustación, espacio en el que se probarán nuevos productos, o la serie de desafíos culinarios creativos en los que los participantes deberán preparar diferentes creaciones en un tiempo limitado.

Con respecto a las cenas de las que hemos hablado, se consideran un laboratorio de cocina internacional, cada menú tiene el propósito de transportar a los comensales al lugar de origen de los cocineros, la primera cena se celebrará el día 16 y será ofrecida por dos cocineros franceses, Peter Giannetti del Restaurante Le Grain de Sel (Marsella) y Giovanni Passerini del Restaurante Rino (París). La segunda cena se celebrará el día 17 y serán Julien Burlat del Restaurante The Dome (Bélgica) y Marcos Labrooy del Restaurante Tres Blue Ducks (Australia), quienes deberán sorprender a los comensales. La última cena se celebrará el día 18, los chefs Marc-André Leclerc del Restaurante Grumman 78 (Canadá) y Hugue Dufour del Restaurante M. Wells Steakhouse (Estados Unidos) serán los responsables de dar punto y final a esta serie de experiencias gastronómicas.

El pase de tres días para acceder a Omnivore París tendrá un precio de 109 euros, pero si se quiere asistir sólo un día, el precio será de 40 euros. La cena tendrá un precio de 75 euros, aunque posiblemente acceder a ellas sea bastante complicado dada la limitación del aforo. La opción en este caso será visitar uno de los restaurantes parisinos que ofrecen un menú especial con motivo de la cita gastronómica, algo parecido al Gastrofestival de Madrid Fusión o al Fórum Ciudad del Fórum Gastronómico. A través de lapágina oficial de Omnivore podréis conocer con detalle todo lo que ofrece esta cumbre de la gastronomía en Francia.

Fuente: Gastronomía&Cía.