Comer como un marqués del siglo XVIII

EL MOLLETe

AA

Esta taberna situada en la calle de la Bola, muy cerca del Senado, es singular entre otras cosas porque el local estuvo ubicado en lo que fue la casa del Marqués de la Florida, cuya construcción data del siglo XVIII. Hasta 1979 fue una carbonería. Sus actuales propietarios, Tomás Blanco y Úrsula Caballero, empezaron con el restaurante en noviembre de ese año. Tomás es natural de Bercianos de Aliste, un pueblo zamorano, del cual salió para ganarse la vida en las Vascongadas, donde aprendió la profesión. Cuentan con la ayuda del incansable Antonio. Me gustaría destacar la calidad humana de los tres componentes de El Mollete, que te hacen estar como en casa pese a las estrecheces del sitio.

El Mollete conserva historia en sus cuatro muros. Una planta baja con una pequeña barra de bar, una mesa debajo del hueco de la escalera, la cocina detrás de la barra y una repisa corrida que es donde se sitúan los parroquianos que no tienen mesa y quieren comer. En la planta superior seis mesas, tres a cada lado… y para de contar. Hace dos turnos para comidas y cenas.

Está decorado al estilo rústico y tiene sus paredes de piedra y ladrillos a cara vista, con una estantería de vinos, situada a su derecha, bastante pintoresca y el resto de paredes, cubiertas con fotografía de los personajes que han pasado por allí, fotografiados siempre con Tomás o con Úrsula.

Los manteles son muy curiosos, hechos de un papel especial, donde figuran todos los sitios emblemáticos de la calle de la Bola.

Su cocina es imaginativa y de mercado y es un sitio donde se come de raciones. Tranquilamente se puede improvisar un menú con un primero, segundo y postre, jugando con los platos que apetezcan.

Tienen ensaladas de aguacate con salmón, de tomate raff con ventresca de atún y de canónigos; espárragos trigueros, pulpo a la gallega, atún rojo con salsa de soja y puerros fritos, también bombones de morcilla, huevos rotos con pimentón, croquetas de queso gorgonzola, saquitos de queso de cabra con miel de palma, secreto ibérico, lomo de buey fileteado, magré de pato y su especialidad las chuletillas de conejo con patatas.

Los postres son caseros y es conveniente dejarse un huequito para tomar algo, como: la tarta de queso, el fondant de chocolate, las torrijas y la cuajada con miel.

La bodega está bastante bien, tiene quince denominaciones de origen con vinos blancos y tintos.

Precio medio: 25 €
Cierra los domingos y 15 días de agosto
Bola, 4 – Madrid
Teléfono 915477820


Fuente: Vanitatis


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: